Home Encontradores

Esclavos de
la Autoayuda

El concepto de autoayuda (self-help) tiene su origen y desarrollo en Estados Unidos. En general se presentan como una serie de indicaciones prácticas sobre la forma de afrontar cuestiones  referentes a las relaciones afectivas, sociales y profesionales. 

El  concepto de autoayuda, deja al otro en un segundo plano; endiosando  al “yo”, a partir de l a idea de que  todo “se  puede” a partir del deseo de hacerlo.

Para compartirles mi pánico a esta idea, me basta con mencionar  que la palabra   “yo” proviene de la voz latina eo  (ego).

Y no se si alguna vez oyeron hablar de él, pero el ego siempre nos gana la partida.

El ego, lejos de ser algo propio, es una construcción social, y como tal puede ser fácilmente controlada y manipulada: nada más funcional que egos felices sintiéndose queridos o egos desgraciados faltos de atención: sea por defecto o por exceso, contribuyen al millonario negocio de los últimos tiempos que es  justamente el de la autoayuda.

Apoyarnos en el ego - sea desde el ideal de conocerlo o de controlarlo - resulta siempre una ficción que denuncia o anuncia un profundo conflicto interno, protagonizado por la omnipotencia (contracara de la autoesima); cuya resolución siempre es violenta.

De ahí mi preocupación por quienes angustiados, buscan en la autoayuda una salida a su dolor. De ahí mi preocupación; por esta nueva forma de esclavitud, que aun asumiéndose espiritual,  que sólo reconocerá  su propio yo: un Dios  tirano digno de temer. 



Ingrese su email si desea recibir nuestros Newsletters:
Home Encontradores
Coach
Actividades
Novedades
Textos
Eventos