Perdete
Encontrando


Contactanos

La Revolución de los Géneros
El encanto de las diferencias

Aunque no forme parte de la primera plana de los diarios, aún persiste una discusión sobre
“la esencia femenina o el rol de la mujer".
Y en relación a ella, adhiero a la controvertida frase de Lacan: "la mujer no existe".

Claro que adhiero, en tanto reconozco que tal afirmación, como bien lo ha explicado Jacqueline Rose- feminista lacaniana- no significa que las mujeres no existan, sino que el estatus de "la mujer" como categoría absoluta y garantizadora de fantasías, es falsa.

Pero además agregaría que tampoco el varón existe.
La simple portación de un pene (órgano anatómico) o un falo (plano simbólico) no pueden comprenderse como una categoría absoluta. Sin olvidar, que la escencia del varón y la mujer, fueron pensadas en el contexto de un poder dominante.

Y siguiendo esa línea, creo en la necesidad de superar la idea de categorías absolutas - donde existe un imaginario de cómo ser, sentir, creer y desear – para animarnos a la experiencia de conocer al otro, tal como es, sin importar se defina como varón, mujer, heterosexual, gay, lesbiana, homosexual. transexual, travesti, transgénero; o como quiera hacerlo.

La revolución de los géneros, desde mi mirada, consiste en construir un diálogo adulto,
que igualándonos en derechos por nuestra condición humana,
apueste a reconocer la riqueza de las diferencias.

El Concepto de Género.

Para introducir el concepto de género, siempre propongo, recordar que en 1949 en el “Segundo Sexo” Simone de Beauvoir rechazo la biología como destino de la mujer con una frase, polémica si las hubo y habrá….

No se nace mujer, se llega a serlo.

En este sentido y si bien comparto la visión de diversos filósofos y psicólogos que plantean que "Naturaleza y Cultura" marcan una oposición, o más bien una tensión, en el análisis de la relación entre los sexos; prefiero recurrie a la Organización Panamericana de la Salud (OPS) para construir una definición que los integra:

* Es la construcción social de las diferencias biológicas entre las mujeres y los hombres.
* Es un comportamiento aprendido, y socialmente determinado.
* Es un enfoque en las relaciones desiguales entre mujeres y hombres

El hecho de plantearlo como"una construcción social" impone pensar en que este concepto varía de una sociedad a otra y también varía en tiempo y que, justamente por ser una construcción es susceptible de sufrir modificaciones, o ser reinterpretado.

Y si de construcción social hablamos,
hablamos de roles y de masculinidad
y feminidad como roles de género

En este gráfico se muestra como no puede pensarse al género aislado de conceptos como:

Desde esta visión, el concepto de género está directamente ligado al Acceso y al Control de los Recursos,
y al Poder y a la Toma de Decisiones.

Y por lo tanto, ya es imposible pensarlo sin involucrar a los varones en el avance de las mujeres y a las mujeres en el avance de varones.

Y fundamentalmente, desde este esquema se involucra a varones y mujeres en el Avance de las Sociedades ya que recupera la condición humana para asumir conjuntamente nuevas relaciones más satisfactorias para ambos.

“La inequidad de género” aún hoy tan perjudicial para millones de mujeres, también lo es para los varones pues su continuidad
retrasa el desarrollo mundial.

 

Masculinidad-Feminidad.
Y vos...¿De qué lado estás?.

Coincido con que una de las maneras de concebir a la masculinidad y a la feminidad, es como la autopercepción en una serie de características de personalidad. Durante años, se los consideró en una única dimensión, como dos polos opuestos y excluyentes.
Es decir que los roles sexuales estaban rígidamente ligados al sexo biológico, de manera que el ser "masculino o femenino" dependía básicamente de ser varón o mujer.

“Las mujeres debían ser femeninas y los varones masculinos”,
no había dudas al respecto.

En ese sentido, el diccionario de la Real Academia Española (RAE) , establece claramente esa idea:

feminidad.(Der. del adj. ant. feminino , con haplología).
1. f. Cualidad de femenino.
(Y femenino lo define como propio de las mujeres)
2. f. Med. Estado anormal del varón en que aparecen uno o varios caracteres sexuales femeninos.

masculinidad.
1.
f. Cualidad de masculino.
(Y masculino como varonil enérgico)

Sin embargo, en la década de los setenta, se redefinieron estos conceptos, como dos dimensiones independientes donde masculinidad y la feminidad representan dos conjuntos de habilidades conductuales y competencias interpersonales que los individuos -independientemente de su sexo- usan para relacionarse con su medio.

“La masculinidad y la feminidad no son sólo rasgos del carácter o el aprendizaje de roles sexuales y sociales que se aprenden durante la infancia y la adolescencia para después desarrollarlos en la vida adulta. Por el contrario, hemos de entender la construcción de las identidades sexuales como procesos continuos contradictorios que se definen y redefinen en todas y cada una de las acciones humanas a lo largo del proceso de vida”.
(Tomé, 1999

A partir de aquí podemos plantear algunas cuestiones claves, para desterrar toda clase de estereotipos y jugarnos a construir una identidad propia:

- No hay una masculinidad/femineidad única, lo que implica que no existe un modelo universal y válido para cualquier lugar, época, clase social, edad, raza, orientación sexual. Sino una diversidad heterogénea de identidades masculinas y femeninas y de maneras de ser varones y mujeres en nuestras sociedades.

- No es la naturaleza del varón, sino que existe una ideología de poder y de opresión a las mujeres que tienden a justificar la dominación masculina.

- La identidad masculina/femenina en todas sus versiones, se aprende y por tanto también se puede cambiar.

Talleres - Ciudad
de Buenos Aires
Gratuitos
Te proponemos
una Actividad para que
varones y mujeres
fortalezcan el diálogo entre géneros
para construir relaciones más equitativas.

Informate


Definiendo Genero

Citemos Algunas Definiciones incluidas en una recopilación realizada por Mujeres en Red y AMECO:
Gerda Lerner señala que el género "es la definición cultural de la conducta considera apropiada a los sexos en una sociedad y en un momento determinados".
Carole Pateman afirma que: "La posición de la mujer no está dictada por la naturaleza, por la biología o por el sexo, sino que es una cuestión que depende de un artificio político y social".
Alicia Puleo sostiene que el género "es el carácter construido culturalmente, de lo que cada sociedad considera masculino o femenino".
Joan W. Scott subraya que: "El género se concreta en las diversas prácticas que contribuyen a estructurar y dar forma a la experiencia. El género es una construcción discursiva y cultural de los sexos biológicos".


Autoestima y Creencias
On Line
Te proponemos
una Actividad para
Conocer tus Creencias
para Fortalecer tu
Autoestima

Informate



Construcción de identidades

La investigación indica que la conciencia de las características propias de cada
género se desarrolla a muy temprana edad. El lenguaje que empleamos con los
niños pequeños también refuerza las posturas, expectativas y “estereotipos” sobre
la conducta “masculina” y “femenina” en esta sociedad. Brown y France (1985)
apreciaron a partir de observaciones y grabaciones de audio y video de
interacciones entre adultos y niños en guarderías que los apelativos dirigidos a
éstos se veían influidos por su género.
Las niñas eran bombardeadas con apelativos cariñosos. “cariño, tesoro, amor,
preciosa, cielo, bonita”. Mientras que los que se les dirigía a los niños reforzaban
su conducta ruda esperada de ellos: “tigre, gamberrete, fortachón, tragoncete, etc”;
es decir, que incluso antes de que los niños hayan abandonado la Escuela Infantil
ya absorben nociones estereotipadas sobre la masculinidad.

Catalina RECIO GONZÁLEZ


"Si Eva hubiera escrito el Génesis? Como sería la primera noche de amor del género humano?
Eva hubiera empezado por aclarar que ella no nació de ninguna costilla, ni conoció a ninguna serpiente, ni ofreció manzanas a nadie, y que Dios nunca le dijo que parirás con dolor y tu marido te dominara. Que todas esas son puras mentiras que Adán contó a la prensa"

Fragmento 5 -
Punto de Vista

Eduardo Galeano

 



En un artículo sobre la importancia de mostrarnos tal cual somos,
planteaba la necesidad de cuestionar la autoimagen, como el primer paso a liberarnos de un ideal que nos limita en todos los órdenes de la vida.

La autoimagen de “lo femenino” y lo “masculino” es, en ese sentido,
es el primer condicionamiento a rebelarnos.

No existe un modo determinado y único de ser,
ni tampoco un instructivo para ser mujer y varón.
Cada uno de nosotros tiene una identidad única e irrepetible que debemos defender, aunque no se ajuste a lo esperado por los demás. Para hacerlo, es necesario conocernos, lo cual requiere cuestionar todo estereotipo de género funcional al poder dominante.
La construcción de un estilo personal implica superar cualquier idea del “deber ser”, donde lo considerado “femenino” o “masculino” se reacomode a nuestro deseo y promueva la búsqueda de opciones más genuinas que nos ayuden a sentirnos bien. Y como suelo decir… ¿No se tratará de eso la felicidad?

Fabiana Andrea Mendez

 

.

 

.

 



 

 

Ingrese su email si desea recibir nuestros Newsletters:

www.encontradores.com.ar
Comunidad Encontradores - Ciudad de Buenos Aires Argentina
comunidad@encontradores.com.ar
Sitio optimizado 1024x768
© Copyright  2010  Encontradores by Fabiana Andrea Mendez
Consultas y Sugerencias